Posteado por: pantera | octubre 19, 2017

LAS PRESAS

Es posible que nunca se hayan imaginado tanto los Indígenas como los europeos que el valle del Guadiana, como era nombrado antiguamente, fuera a estar rodeado de una gran superficie de agua, pues además de los ríos Sauceda, Tunal y el Ojo de Agua del Obispo de aquellos tiempos, tenemos 4 presas de buen tamaño de donde se han regado los plantíos de diferentes especies ayudando a que la agricultura cumpla con su cometido.

Pero no obstante que la agricultura es importante pues de ahí nos sustentamos, a últimas fechas, las presas de Durango, unas más que otras, pero casi todas, se han estado utilizando para actividades de Turismo, ya sea en lancha para deportes acuáticos o para salir a pescar, ya que en la mayoría de estas se sembraron varias especies de peces ya hace tiempo así que ahorita al paso de los años se tienen muy buenos trofeos de Lobina con unos ejemplares de varios kilos que han estado llamando la atención de los pescadores profesionales.

Durango cuenta con al menos 10 presas a través de todo el Estado para diversos usos como el riego agrícola, pero un detalle increíble es que al menos cuatro de estos embalses están a unos cuantos minutos de la capital, siendo un atractivo fenomenal para el turismo náutico ya que todas tienen una temperatura del agua templada, lo que ayuda en mucho la inmersión de los bañistas e influye también en el tamaño de la pesca que se obtiene de las mismas.

La Santiago Bayacora, posiblemente una de las presas más bonitas, aun cuando es difícil comparar, cuenta con una cortina de 700 metros lineales dándole un muy buen aspecto. Tiene varias restricciones para visitarla y la más importante de todas es que no tiene muelle para lanchas con motor y cargar las mismas hasta el nivel del agua es bastante dificultoso, limitando su uso a casi puras embarcaciones de remo, o también se pueden rentar lanchas que ya están en el agua facilitando su uso. Su construcción data de los años ochentas siendo gobernador Ramírez Gamero, con un embalse de 137 millones de metros cúbicos, es de las más grandes del estado y está a solamente 20 km del centro de la ciudad.

De las más turísticas ya que se encuentra en camino de El Pueblito un área gastronómica de ricas gorditas, carnitas, mariscos y carne asada, es la presa Guadalupe Victoria con 84 millones de metros cúbicos construída entre los años 1958 y 1962. Consta de un gran monumento de cuerpo completo pero a gran escala del mismo Guadalupe Victoria, que fue diseñado por Salvador Roncal y labrado por el cantero Antonio López de la escuela de Benigno Montoya. Esta presa como la Bayacora reciben agua de la cuenca de San Pedro en específico del río Chico y río Los Arcos y de los manatiales de Tres Molinos.

La más cercana a la ciudad, está situada a una distancia tan corta de Durango que fácilmente se puede ir caminando o en bicicleta, y de hecho se tiene un proyecto que hace de la distancia de Durango a Garabitos un parque lineal, por cierto muy aceptado por el público en general que ya usa este trayecto para estos fines.

Este tipo de represas fueron construidas desde hace años para de alguna manera contener el flujo de las crecidas de su arroyos. También durante los años que funcionó el ferrocarril, Garabitos era una estación para retomar agua que era lo que daba vida a la máquina del tren. El lugar que fue reforestado para impedir la pérdida de suelos, ahora decenas de años después sirve como un pulmón de aire para la ciudad que en poco tiempo la rebasará con su urbanidad.

Y para cerrar tenemos a la presa Peña del Águila, construida durante un período del gobernador Torres Sánchez (50 / 56), fue tantas veces interino que por pura suerte le toca a el construirla, fue hecha como otras para controlar las grandes avenidas del río La Sauceda que aun ahora afectan en temporada de lluvias, no obstante, le hicieron una rectificación en su cause, cosa que está por verse si la naturaleza se equivocó en un principio.

La presa Peña del Águila desde hace años muchos que servía para el turismo náutico e incluso había un club de esquí acuático y venían de la Ciudad de México con un gran show, cosa que ya no se ve, pero la presa continúa siendo una de las más atractivas turísticamente hablando o leyendo, su embalse es de 28 millones pero no por eso deja de cumplir su cometido. Por ahí nos vemos.

Anuncios
Posteado por: pantera | septiembre 8, 2017

EL ASTRO REY NI TAN REY

No todos los viajes inician igual, aun cuando todos son muy parecidos, en particular en los viajes al desierto, debes poner atención a una serie de artículos de los cuales tu vida pende en un momento de crisis

Vamos a platicar de nosotros primero, en lo cual sobresale la necesidad del agua que todos requerimos, en todos los desiertos la escasez de la misma es tal, que si no tomas unos sorbos de esta en no más de tres días indiscutiblemente falleces; la otra es cuando caminas usualmente tienes un gasto de agua normal, vamos a decir que con un litro queda satisfecha tu necesidad, pero cuando caminas por el desierto no solo es la caminata sino el calor extremo, característica de todos los desiertos que hace que te deshidrates más perdiendo líquido vital rápidamente y causándote la muerte por una combinación letal de calor y falta de hidratación.

Así que cuando planeas un viaje al desierto más te vale que incluyas agua en demasía por si por alguna razón mecánica o física quedas varado en el mismo.

Ahora, lo del vehículo es imprescindible que tu carro sea de 4×4 y bastante alto para poder esquivar los obstáculos del camino, conscientes de que estos son muchos y en cualquier momento te pueden dejar varados o atascados, ya que nunca llueve en el desierto, pero cuando lo hace se convierte aquello en un lodazal infranqueable; hay que ir preparados .

Total estábamos en esta conductiva en un súper mercado de esos de marca donde entras por una pasta de dientes y sales con media tonelada de mandado que nunca vas a poder consumir, en este caso, en los tres días que iba a durar nuestra experiencia en desierto Chihuahuense.

Ya varias veces hemos hablado de este desierto, argumentando que por que le llaman chihuahuense todos creen que es de Chihuahua y no es así, sino que el nombre de Chihuahuense invoca a seis estados mexicanos de Nuevo León, San Luis Potosí, Coahuila, Durango, Zacatecas y Chihuahua, además de dos estados en los EUA que son Texas y Nuevo México abarcando una área de 360,600 km cuadrados convirtiéndolo como el desierto más grande de Norte América y el segundo en diversidad a nivel mundial.

Así es que después de prepararnos en exceso, finalmente estábamos rodando rumbo la Zona del Silencio (sorpresa) del otro lado de la moneda donde todo es más agradable y todavía puedes respirar los aires de libertad, una de las bendiciones que Dios nos brindó y al cual agradezco infinitamente.

Vamos a dejar en claro que no estábamos pisando los terrenos de la Reserva de la Biósfera del Bolsón de Mapimí que unas autoridades tienen secuestrada, que teníamos autorización de los dueños del lugar y que si bien andábamos entrando y saliendo dentro de los límites de los estados de Coahuila y Durango, además estábamos transitando dentro de los también límites de la ley, en especifico del articulo 11 de la Constitución Mexicana donde se establece el libre tránsito de las personas dentro la República Mexicana, o sea, es un derecho de los mexicanos el cual estábamos ejerciendo.

Obviamente que el motivo del viaje era tomar fotografías del eclipse parcial del sol del 21 de agosto, un magno evento astronómico que no te podías perder, es donde uno ve y siente lo minúsculos que somos, unas mediciones de luminosidad por parte de alumnos del Tec de Monterrey y nuestras propias observaciones empíricas del suceso. El lugar donde pusimos nuestro campamento estaba enmarcado por unas hermosas dunas que fácilmente te transportaban a el Desierto del Sahara, tal es su blancura y textura de tal forma que es difícil no echarte un clavado y retozar como cuando eras niño y tus papás te llevaban a un lugar así de paradisiaco, pero no lo haces ya que traes todo el equipo, de hecho miles de dólares del mismo que se echaría todo a perder, pues las cámaras fotográficas no se llevan bien con la arena.

Cabe decir que nos recibió un arcoiris (en el desierto) pues estaba a punto de llover, anocheciendo rápidamente convirtiendo unas piedras sin chiste en una pantalla Quartz 360 grados. La función inició con miles y miles, de seguro billones de estrellas centellando, se oían los truenos, se veía la Vía Láctea (mi real propósito en venir) y el deslumbrar de una ciudad lejana, una estrella fugaz que cruzó el cielo y su servidor con la tapa del lente puesta, qué frustración, pero toda esta sinfonía visual y auditiva sensorial, te hacían recordar vivencias pasadas con sentimientos fuertes difícilmente imborrables de tu consciencia.

En la noche la Vía Láctea y de día el Eclipse parcial del sol, y si a eso le sumas las inclemencias del tiempo, pues tienes para rato de lucha existencial contra los elementos, contra los sentimientos, que finalmente se convierten en un licuado pero no para enflacar sino para engordar de felicidad de todo el input que te llega.

El Eclipse si quieres más impresionante que una bola negra (la luna) comiéndose al astro rey, en el que más confianza tienes (sale todos los días) y todo iba muy bien hasta que unos pajarillos se nos empezaron a arrejuntar más de la cuenta y al rato todo lo expuesto al sol que usualmente está bien caliente, estaba frío, (bajó 14 grados la temperatura) la cámara haciendo un Time Lapse, el cofre del vehículo, todas las superficies. En total fue algo así como el 45% de la extensión solar cuando llegó a su máximo y comenzó a disminuir aquella oscuridad que por un momento tanto nos preocupó. Un experiencia sui generis, la cual se va a repetir en el 2024 y les recomiendo ir. Por ahí nos vemos.

TEXTO Y FOTOS. WALTER BISHOP VELARDE.

Posteado por: pantera | agosto 9, 2017

454 ANIVERSARIO DE LA CIUDAD DE DURANGO.

Este julio 2017 se cumplen 454 años de la fundación de Durango, no ha sido fácil y se han pasado por muchas penurias, sin embargo, la ahora ciudad ha salido adelante y continúa un crecimiento pausado, certero y de desarrollo para sus ciudadanos.

Antes de la llegada de los europeos, el Valle (Guadiana) era poblado por grupos de indígenas Tepehuanos, Zacatecos al sur y Tarahumaras al norte. Vivían de la agricultura, caza y pesca, su arquitectura era básica y el sitio ahora conocido como Ferrería (Piedras Azules) donde se tenían algunas pirámides (todavía) eran de una época anterior al 1531 (Nuño) que es cuando se presume los españoles pisan tierra durangueña por primera vez.

Estos intrépidos exploradores (Cristóbal de Oñate y José de Angulo) venían de cruzar la sierra madre, pues la mayoría de ellos estaban acuartelados en la ahora Culiacán, por lo que es entonces correcto pensar que venían caminando (cientos de kilómetros) de poniente a oriente y aun cuando no se está muy seguro del éxito de esta expedición al mando de Nuño de Guzmán (de lo mas sanguinario), gracias a que no encontraron ni riquezas ni las islas de las amazonas ni las ciudades de Cíbola, regresan a San Miguel de Culiacán no sin antes haber incursionado hasta el río Nazas.

Es de imaginarse el tamaño del susto que se han de haber puesto los indígenas con estas caravanas de expedicionarios de aspecto espeluznante con sus armaduras, caballos e indígenas esclavos, pues ya para entonces iban tomando todo lo que estaba a su mano impactando las tierras. Y eso seguramente es lo que pensó Ginés Vázquez de Mercado cuando le fue encomendada una expedición para descubrir la montaña de plata, que según se rumoraba, estaba a varios días de camino de Guadalajara llegando en 1552 y constatando que si era montaña pero de fierro, con esta siendo dos las ocasiones en que ojos extranjeros pudieron ver la campiña durangueña, una con Nuño de Guzmán y otra con Ginés de Mercado (cerro del Mercado) que por cierto con tan mala suerte que de regreso, unos indígenas de por Sain les dieron batalla matando a varios miembros de la expedición e hiriendo a Mercado quien se refugió en la ranchería del Téul donde muere para ser sepultado en el convento de San Francisco de Juchipila.

Hasta el momento, el norte se resistía y la conquista aun cuando ya los había tocado, no les había llegado de lleno, todavía tuvieron que pasar otros dos años antes de que se dieran los nuevos permisos para que saliera de Zacatecas una expedición hacia el norte, en este caso la de Francisco de Ibarra a quien su tío Diego de Ibarra le había confiado la responsabilidad de la misma aun cuando este era bastante joven.

Es en 1554 cuando Francisco de Ibarra, Juan Tolsa y otros, incluyendo 62 mulas, se tiran a la aventura e inician un viaje trascendental por lo que ahora es el estado de Durango, de un lugar a otro se encuentra con los indígenas Zacatecos, unas veces amigables, la mayoría belicosos y a paso de caballo o de a pie siguiendo el curso natural de su camino. Es importante quizás resaltar que la rama eclesiástica de la conquista también los acompañaba en la persona de Fray Gerónimo de Mendoza en esta ocasión, se mencionan las minas de San Martin y Avino por primera vez y se llevan muestras de las mismas que cabe decir todavía después de cientos de años están operando. Según Saravia, de quien obtenemos parte de esta valiosa información, se continúa por San Juan del Río donde luego se establecería un campamento, y ya de regreso se pasa por Guatimapé y el Valle del Guadiana donde por tercera vez los ojos extranjeros observan nuestro ahora querido terruño marcado esta vez por un zipizape donde inclusive Ibarra es herido en una pierna y después de tres meses a finales del año 1554, se decide regresar a Zacatecas.

Quizás no podamos decir a estas alturas que había la “fiebre del Oro” pero ciertamente que se tenía una premura por regresar tanto a lo ya descubierto como al terreno de lo inexplorado y en pocas palabras fue lo que llevó a Fray Jerónimo, acompañado solo con un soldado y un nativo, a viajar al ahora Calabazal, luego a Súchil y después al Ojo de Agua de Berros donde hacen campamento y se dice la primer misa de todo el norte de México. Estamos hablando de 1557 cuando se descubren varias minas incluidas las de Avino, y otras, lo que nos demuestra el gran movimiento que había de Zacatecas al norte del ahora Durango, finalmente para dejarnos dos fechas establecidas, una la de Nombre de Dios que si quieren se puede decir se fundó dos veces, una por Diego García de Colio que llega a la región en 1562 y luego otra la fundación por Francisco de Ibarra que desconociendo a las autoridades de la Nueva Galicia que ya habían nombrado inclusive alcalde se posesiona de las mismas.

Dicen las crónicas que de San Martín los exploradores marcharon a Nombre de Dios donde Ibarra constata su autoridad, nombra autoridades, se establecen límites de la ciudad y continúa a Avino, luego a San Juan donde acampan y cuando menos duran tres meses esperando mejor clima, y es al parecer en este espacio de tiempo donde Ibarra envía a Alonso Pacheco a buscar un buen sitio para establecer una ciudad. La fecha exacta de la fundación de Durango ha tenido sus altos y bajos, pero se puede decir que es en el valle del Guadiana donde se funda la Villa el 8 de julio de 1563, claro están todos es un paso importante, se funda pues la Villa del Guadiana (Durango) ante la presencia de Francisco de Ibarra, Alonso de Pacheco, Ana de Leyva, Pedro Ray mundo, Agustín Camello, Pedro Morcillo, Juan de Heredia, Juan Sánchez de Alanís, Domingo Hernández, Lope Fernández, Alonso González, Clemente de Requena, Gonzalo Martínez de Lerma, Gonzalo Corona, Esteban Alonso.
Por ahí nos vemos.

TEXTO Y FOTOS. WALTER BISHOP VELARDE.

Posteado por: pantera | marzo 24, 2017

EL RÍO TUNAL.

portada_155

TEXTO Y FOTOS. Walter Bishop Velarde.

No fue solo al azar que los fundadores escogieron el Valle del Guadiana para establecer en ese entonces la Villa del Guadiana, sino los amplios recursos naturales que les brindaba la región y eran imposibles de pasar de largo. Fue precisamente (dicen) el 8 de julio de 1562 que en la esquina de lo que es ahora las calles 5 de Febrero y Juárez, se funda lo que ellos imaginaron como una urbe precisamente con estas cualidades .

Al norte tenían el río de la Sauceda donde establecieron la Hacienda de la Sauceda, al oeste se tenían los ricos minerales que harían famosa la villa, al este estaría Nombre de Dios con el río del mismo nombre y una increíble producción de sementeras (maíz, frijol, trigo, calabazas y otras) y al sur, tendría las aguas del río Tunal, que como cristales líquidos bajaban de la Sierra Madre Occidental para regar una gran extensión de tierras recias y listas para cultivarlas.

No cabe continuar sin hacer hincapié que estas tierras que describimos ya tenían dueño, pues varias tribus de indígenas Tepehuanos y unos pocos Zacatecos las cultivaban a su arribo. Es importante para dimensionar que solamente fueron unos trece colonos los que fundaron la Villa, luego, durante la Rebelión Tepehuana en 1618 se reportan 50 familias de emigrantes y 30 de Tepehuanos que trágicamente los mismos europeos aniquilaron por miedo a que éstos (los Indígenas) se voltearan contra ellos (lo cual pasó).

Ahora en día es imponente cómo se ha desarrollado la región, inclusive durante la era de Porfirio Díaz donde se tenía la primer fundidora en la Hacienda de la Ferrería, los pueblos de Santa María del Tunal, El Nayar, las haciendas de la Ferrería , de San Miguel, la de Dolores y Navacoyán, hasta el siglo XX con la tierra bien organizada en ejidos agrícolas todavía produciendo ahora mismo, con riego de agua rodada de las presas Guadalupe Victoria y Bayacora hasta nuestros tiempos, efectivamente con trabajo y bienestar para la mayoría de la gente pero con una contaminación verdaderamente apabullante, estamos hablando de bolsas de plástico, envases de PVC, llantas de vehículos y una gran infinidad de envases de todo tipo en toda la zona.

La contaminación de los fluidos detergentes y la más importante, la de el agua, sin la cual por cierto no podemos vivir, pero la hemos contaminado de tal forma que estamos a punto de arruinarla toda, el agua dulce y el agua de mar, donde hemos estado por todos los medios tratando de hacerla inservible como si quisiéramos producir veneno.

Aquí en Durango en el antes precioso río del Tunal tuvimos una contingencia de una gran mortandad de peces, de la noche a la mañana amanecieron muertos por miles y nadie hasta la fecha sabe qué pasó; nosotros, Boletín Durango Turístico, entrevistamos a varios peritos de los cuales no vamos a dar nombres pero por un lado hubo un grito de ECOCIDIO con un costo aproximado de limpieza de este cuerpo de agua de mil millones de pesos y por otro lado, también científicos nos externaron que es culpa de las amas de casa porque le echan mucho detergente cuando lavan la ropa. El gobierno aun cuando lanzó un comunicado en versión PDF no dijo ni lo uno ni lo otro y a todos juntos ya hasta se les anda olvidando.

Cuando ha vivido uno más de la cuenta, te empiezan a venir recuerdos de cosas que te han pasado, creo anécdotas de la vida, unas importantes y otras no tanto, y en lo personal recuerdo muy vívidamente cuando de niño íbamos a pescar unos peces llamados Bagres a la presa derivadora de la Ferrería, a la original, no a esta más moderna, y literalmente te pones a llorar del lastimoso estado en que se encuentra ahora, qué vergüenza como humanidad en conjunto la situación actual hasta donde han llegado las cosas, es como si nos moviéramos dentro de un gigante retrete (es imaginario) donde creemos que estamos muy bien, pero respiramos inmundicia, nos bañamos en ella, nos la comemos y aun así nadie mueve un dedo para en verdad mejorar la situación. Por ahí nos vemos.

 

Posteado por: pantera | enero 25, 2017

Desierto Norte de Durango

Nos encontrábamos al noroeste de la cabecera municipal de Mapimí en una región no muy diferente a lo que es el Bolsón de Mapimí, con unas cuantas montañas no muy altas y unas lomas onduladas que se extienden hasta que se pierden en el horizonte. 

Hasta ahora, habíamos estado viajando por la carretera La Zarca a Bermejillo no. 30 pero nos bajamos de la misma a la terracería en una ranchería llamada “La Cadena”, que aun cuando ahora resulta de poca significancia, el pueblito tiene su historia pues ya en los años 1600, 1700 y hasta 1800 era donde había estado situado un presidio con área de influencia de Mapimí, La Cadena y Pelayo, parte del camino real de tierra adentro y donde se la rifaban los europeos para protegerse de los indígenas de tribus laguneras, Tobosos e inclusive ya en los 1800 de Apaches y Comanches, mismos que invernaban en los alrededores (se tomaban sus vacaciones), pero más recientemente se dice que varios de los asesinos de Pancho Villa están aquí sepultados sin saber a ciencia cierta quiénes y cuántos, al parecer dos .

Toda esta región que ahora llamamos Desierto Chihuahuense y que es el más grande de los cinco desiertos de Norte América, son más o menos accesibles gracias a las comunicaciones tanto terrestres como radiofónicas, que nos dan la facilidad de visitar las áreas que hace 400 años era una proeza llegar a las mismas. Notables personalidades religiosas pero a su vez viajeros como Pérez de Ribas, Mota y Escobar, Tamaron y Romeral y Lafora, visitaron la localidad a diferentes tiempos desde 1575, pero realmente no pudiendo hacer mucho por las poblaciones nativas a quienes contagiaron de enfermedades europeas que los diezmaron de tal forma que, habiendo calculado en unos 12,000 indígenas viviendo en el área al inicio del contacto con los españoles, después en 1624 solamente se reportan 129 en Mapimí.

La gran sorpresa del viaje no fueron ni su aridez ni la presencia de la abundante agua (contradictorio) que después encontraríamos en la bien nombrada posiblemente Ex Hacienda de Agua del Pelayo, donde también habitaban españoles desde 1626 o antes, pero en si el asombro estuvo en un gigantesco gasoducto que vienen construyendo desde de ciudad Juárez caminando del norte con paso rumbo al sur con toda seguridad hacia Gómez Palacio. Es enorme, empleando a más de 300 almas con una maquinaria herculeana sacada de algún libro de ciencia ficción y que ya ahora tiene más de 1000 km recorridos abriendo toda la región al avance o desarrollo que finalmente algo les ha de salpicar a todos los trabajadores y dueños de terrenos, aun cuando no mucho, pues al parecer las grandes máquinas tenían nombres de compañías extranjeras.

Seguimos entonces rodando por un camino de más de polvoroso por el paso de las mentadas máquinas, siguiendo a nuestro guía que desde La Cadena nos había encontrado, el Sr. Rodrigo Becerra, quien amablemente nos había invitado a conocer estos ranchos casi perdidos de la mano de Dios, la ranchería a la que arribamos al parecer se llama Boruquillas y el mismo está muy bien arreglado a la usanza de ranchería del desierto con un capilla a la Virgen de Guadalupe y lo más sorprendente, un manantial de agua fresca saliendo del cerro siendo esta última la razón por la cual fue presidio en la antigüedad.

La señora, se puede decir de la casa, nos recibió con un sentimiento de hospitalidad difícilmente igualable en cualquier otro lugar, su cara verdaderamente radiaba felicidad y se lo agradecemos mucho, sin embargo, lo único que no embonaba para nada con el rancho, eran tres pájaros en sus respectivas jaulas que imploraban de alguna manera su puesta en libertad, eran o más bien son, un Jilguero de Scott, un pájaro de las 400 voces Cenzontle Norteño mencionado en un poema por Netzahualcóyotl, mismo que les comparto como plegaria para la liberación de todas las aves que están en cautiverio: “ Amo el canto del Cenzontle, pájaro de cuatrocientas voces, amo el color del jade, y el enervante perfume de las flores, pero amo más a mi hermano el hombre”… medítenlo, también estaba un Pyrrhuloxia o cardenal del desierto ,mirando tras las rejas, y me recordó que hay que hacer nuestra parte, ya sea únicamente pensando en positivo.

Proseguimos por nuestro camino polveados a más no poder por la construcción del gasoducto y unos 30 km después finalmente arribamos al ahora Rancho Pelayo con nuestro anfitrión don Rigo y una comitiva un tanto curiosa de personajes interesantes, todos agradables en busca de algo más de la vida exprimiéndole todo su valor (me incluyo).

Se disponía de una sola noche pero no necesitábamos mucho más para sentir la amplitud del universo a través de la gran cantidad de estrellas que pudimos ver reflejadas en el espejo de las albercas y estanques no muy lejos de la finca siguiendo el curso del arroyo. Este además de ser uno común torciéndose por la acción del agua, tenía la particularidad de que salía del manantial a 39 grados, una delicia.

Fueron varios los regalos con los que nos agasajó la madre naturaleza en esta ocasión. La caída del sol al inicio un poco descolorido pero fue agarrando fuerza hasta enseñar toda la capa de colores púrpuras, lilas y naranjas que a la vez que se intensificaban al llegar la oscuridad de la noche se reflejaban en las nubes a los 360 grados. Un rato pasamos oyendo canciones de otras épocas algunas inéditas para la concurrencia constatando que Don Rigo “no toca mal las rancheras” y las no tanto también, bonita convivencia. 

Y luego ya después de remembranzas y entonaciones buscar entre los arbustos algún lugar para hacer el tendido y dormir, pero no sin antes disfrutar del esplendor del universo apabullantemente aniquilando todo tu ser a unos cuantos micro átomos, pero brindando por ser parte de la misma. 

En la mañana en el campo, no hay otra mas que levantarte temprano y salir a caminar, esto se hacía difícilmente pues hay un sin fin de matorrales espinosos desértico microfilo, yucas, cactus, algunos comestibles y no precisamente estoy hablando de las alucinógenas como el peyote cactus sagrado, pero si de las tunas (limoncillos) riquísimas del cactus barril, agaves lechuguilla inclusive gris, ocotillos, todo un espectáculo cuando florean. Nopales opuntia, cardenches y una de las plantas más extensas de todo el desierto la larrea divaricata o gobernadora, que es una de las más características del desierto chihuahuense, pero también encontramos como importante la candelilla, misma que es cosechada por la gente de la región y posiblemente esté a una rayita de considerarse en peligro de extinción. 

En tu caminata, no agarras como loco sin rumbo, sino que dejas que las veredas que hacen las vacas (increíbles ingenieros y que se limitan a 2 grados de subida en sus caminos los cuales los hace bastante placenteros para seguir), te lleven cuidando no perderte pues sería catastrófico, por allá salta una liebre, oyes el aullido del coyote, el bramido de la vaca a su becerro avisándole del peligro, infinidad de pajaritos incluyendo un Halcón Cola Roja parado en el quiote de un maguey buscando un ratoncillo despistado y en esta ocasión toda la familia de un Dominico dorsioscuro con sus hembras parados en las varas de un ocotillo, en eso iba muy entretenido cuando llegué a la cúspide en la meseta de un cerro que había estado siguiendo, constatando que casi todas las crestas de los mismos son de mármol (corriente) y dejan una huella tremenda al extraerlo sin ningún control o regla ética. 

De regreso después de un desayuno imprescindible como de costumbre, llegamos al rancho turístico del Peñolito, el cual nos dejó maravillados por la increíble organización e inversión del espacio turístico, bien planificado con cabañas individuales, además de una área de habitaciones con cuartos dobles, cocina para preparar los alimentos y de esparcimiento, este rancho posee fauna exótica en un potrero especial destinado para el confinamiento de estos, y de hecho vimos algo de ganado sagrado de los Watusi. La finca está dedicada a la fiesta brava, de hecho observamos algunos toretes de lidia y en el interior de la casa club (fabulosa) podemos decir, están varios trofeos de toros memorables y algunos carteles de los toreros de casa Valente Arrellano( 1982), y Arturo Gilio.

Después de la zarandeada, polveada y desvelada todavía nos quedó una pisca de buen humor para reír, ya que finalmente nadie se llevó el mono de la rosca que se celebró esa noche , ya que quedó una orillita asomando la cabeza del mismo, así que ahora todos tienen que llevar algo de comer a la próxima visita que le hagamos al Rancho Pelayo y el Peñolito. Espero esta vez no se nos olvide el Mezcal Ocaso, por ahí nos vemos.

Posteado por: pantera | noviembre 5, 2016

AVENTURA 4X4

¡Una aventura más! por ahí exclamó una “fan” que medio me sorprendió, pues para ser sincero nunca me había encontrado con una (y su pareja) cara a cara y si, así parecía era el inicio de este recorrido de unos 80 vehículos 4×4 de los llamados “jeep” y similares, en los cuales se pretendía viajar en dos días y una noche de Durango a Mazatlán. El cruce de la Sierra Madre Occidental con base Durango es una travesía que ha despertado la curiosidad e instinto aventurero de bastantes personas y de hecho lo hacen ya sea en bicicleta, en los mentados ATV, UTV, Enduro y vehículos jeep, como ya lo habíamos mencionado.

El viaje en realidad inicia tiempo atrás, cuando se buscan los caminos de la sierra por donde se pretende pasar y en cierto grado se diseña la ruta, este tiempo es muy agradable pues se recorren varios caminos serranos buscando y cerciorándose que verdaderamente se pueda transitar por los mismos, es común que las rutas más bonitas e interesantes sean las de más difícil acceso con derrumbes y grandes zanjas, de tal forma que en ocasiones inclusive se tenga que hacer algunos arreglos para transitarse.

Una de las rutas más quebranta fierros, huesos y espíritus, se puede decir, es la de “los Berros”, una cuenca donde inicia la Quebrada de Galindo con un descenso de varias horas pasando por Chavarría de la Sierra, Los Berros y saliendo por Llano Grande, se continúa rumbo al Salto donde se carga nuevamente combustible para la máquina y para el humano especialmente. De ahí se busca un punto famoso llamado el 1010 para agarrar la vieja ruta del ferrocarril, ahora llamada Terraplén, muy bonita e interesante, llegando a Mexiquillo, complejo ecoturístico con cabañas donde se cena y pasa la noche, ya entrada en esta, se revisa más o menos quien falta y no se va a dormir hasta que todos los participantes hayan sido localizados.

El segundo día se recorren viejos caminos de Mexiquillo rumbo a Chavarría Nuevo, donde se encuentran verdaderas trampas para que los 4×4 queden atorados, pero pues a eso vienen los pilotos buscando el agua y lodo para pasar un buen rato; la ruta continúa a Pino Gordo donde los paisajes que se divisan son de cuento y se bajan más de 1000 mts. a la Enramada y luego para cerrar con broche de oro está el Puente del Baluarte, joya arquitectónica Guinnes World Record por ser el puente colgante más alto del mundo con 402 mts. de altura.

En realidad aun cuando el camino nunca cede hasta el final, es un verdadero alivio incorporarse a la civilización y agarrar el rumbo de Mazatlán donde la fiesta continúa haciendo compromisos de vernos nuevamente el año que entra para uno de los recorridos en vehículo todo terreno 4×4 más rupestres de la Sierra Madre. Por ahí nos vemos.

Posteado por: pantera | septiembre 9, 2016

LA GRAN REGATA DEL RÍO NAZAS 2016.

En otras tierras lejanas y exóticas existe una gran extensión llamada el delta de Okavango, misma que está situada precisamente donde el río del mismo nombre llega a una cuenca cerrada y se convierte en una marisma de tierra y agua donde habitan gran cantidad de animales feroces y otros no tanto. En África, donde se encuentra esta gran área de lagos islotes y lagunas, encontramos este patrimonio de la humanidad y se le cuida con esmero administrándose a través de varias reservas que la conforman, aun cuando sea difícil de creer, eso es más o menos lo que se encontraba a la llegada de los españoles en la ahora muy mentada Comarca Lagunera conformada por los estados de Durango y Coahuila.

Era tan plena la cosecha de peces, patos, venados y aves de buen tamaño que el lugar era habitado por varias tribus indígenas quienes no sufrían en lo más mínimo hambruna cualquiera, y si usamos nuestra imaginación un poquito era un verdadero paraíso donde vivía esta gente. Sin embargo, como todo finalmente se acaba o cambia, a los indígenas de la región les cayó ahora si que el chahuistle y todas estas personas anteriormente pacíficas se refugiaron en el Bolsón de Mapimí desde donde montaron un verdadero frente de guerra en contra de los conquistadores europeos.

Las lagunas eran innumerables, algunas notables como la de Mayrán, Lipanes, Las Liebres tan extensas que llegaban hasta Acatita y Laguna del Rey, todas tenían la particularidad de que eran alimentadas por los causes del río Nazas y del Aguanaval, a la vez que estos se surtían por las cuencas de las sierras al poniente una de ellas la gran Sierra Madre Occidental.

Cuentan por ahí los historiadores y gente escrita en el tema, que los ríos bajaban de la sierra con tal fuerza que en sus avenidas traían gran cantidad de tierra buena para los cultivos y la humedad alcanzaba para sembrar mucha de esa tierra que bajaba de las sierras, sin embargo, estaban los ciclos agrícolas dependientes de la naturaleza inclusive según está escrito en una de estas gigantescas crecidas, fue tanta el agua que bajó, que se cambió el cauce del río Nazas y dejó de alimentar de agua a la Laguna de Tlahualilo, vertiendo toda su agua a la Laguna de Mayrán, y hasta la fecha lo sigue haciendo, sólo que ahora está todo construido y cuando ha habido grandes avenidas en 1958, 1968, 1991 y 2008 ya en tiempos modernos, se ha causado un gran daño y toda la infraestructura para el desarrollo ha sufrido muchísimo, costando increíbles cantidades de dinero. Coincidentemente hace sólo unos días, el río Aguanaval y el Nazas se desbordaron, uno por el ejido Petronilas y el otro por su cauce tradicional, al vaso ya no visible pero histórico de la Laguna Mayrán; entretanto a la Presa Francisco Zarco le estaban extrayendo 50.215 mts. cúbicos por segundo sin alarma alguna.

Pero dejemos este tema que es muy interesante claro, además de importante, para otra ocasión, pues sólo queríamos con estos datos, poner en contexto a la Comarca Lagunera con su antigua vocación y más bien lo que queremos ahorita es platicar sobre un evento excepcional que ya se ha vuelto tradicional llamado “La Gran Regata del Rio Nazas”. Este año en su edición 53 y que precisamente para el regocijo de asistentes y participantes baja por este histórico cauce del río Nazas enseñándonos su encantadora y contrastante belleza a los dos grupos de concurrentes.

La Regata del Río Nazas se inició a las 07:00 hrs. del 2 de julio de 1960 y al parecer los Ing. Alberto Allegre Familiar y Benjamín Ortega Cantero son los que más tuvieron que ver con esta insólita historia de hombres y naturaleza, pero más que nada de hombres mismos que se atrevieron a hacer una carrera de kayaks en el desierto, desarrollando una zaga que se viene contando desde hace más de cincuenta años.

El que tiene la llave para abrir el cofre donde se encuentra este cuento casi medieval, es el historiador y escritor Armando Ríos Jáquez que con suma paciencia y habilidad recabó a detalle todos los pasajes de esta maravillosa leyenda y a quien le agradecemos su permiso para usar algunos datos del excelente libro escrito por él: “La Gran Regata del Río Nazas”.

Fueron 13 (compitieron 12) las lanchas, 13 los capitanes y 24 los tripulantes que participaron en la primera competencia donde no reinó más que la camaradería de todos los participantes, imponiendo a través de todos estos año el carácter alegre y hospitalario de la justa. Los ganadores del nacimiento de la Gran Regata del Río Nazas bien recompensada es la mención, fueron Simon y David Lack G. y su canoa la Chapis, patrocinando el Diario “La Opinión”, mismo apoyo que duraría por varios años. Cabe mencionar que este totalmente nuevo deporte para La Laguna en un principio se desarrolló favorablemente y los remeros de la misma se han hecho famosos ganando torneos en toda la república y algunos en el extranjero.

La segunda Regata del Río Nazas y así consecutivamente hasta más de cincuenta, ha subsistido. Los participantes la han cuidado con esmero y han mantenido la tradición a pesar de no estar totalmente en coordinación con entidades de los tres gobiernos.

Los años 70 y 80 fueron grandiosos para la regata, estábamos hablando de un competencia de remo de 143 km. de extensión, la más larga del mundo en ese momento, con la atención del mismísimo presidente de México Adolfo López Mateos y los gobernadores involucrados de La Laguna, con el patrocinio de un gran periódico “La Opinión”, había un helicóptero llamado fiesta y una fiesta en grande con reinas y héroes. En una ocasión 43 lanchas participaron y más que nada había un grupo de varias familias cuidando a su niña: la Gran Regata del Río Nazas.

Y así siguió bajo el moto de “Lagunero Conoce tu Río”, la gran carrera que en verdad demandaba mucho de los participantes pues los caminos eran de terracería y los 150 km aproximados entre La Comarca y muelle de salida en Rodeo eran un verdadero sacrificio para trasladarse, y en 1971 quizás por falta de patrocinio pues “La Opinión” lo había suspendido, la célebre competencia no se celebra, el 72 tampoco y de ahí en adelante todo cambia poquito hasta que en el 77 el diario vuelve a tomar el patrocinio y las aguas vuelven nuevamente a su cauce por unos años más y así ha ido subiendo y bajando el interés por uno de los eventos acuáticos más importantes del norte de México, y de esta misma forma ha ido para arriba y para abajo el apoyo gubernamental a la prueba, sobresaliendo el que le dio el gobernador de Durango en ese entonces Maximiliano Silerio Esparza en 1993 y años subsecuentes.

Pero quizás nos estemos perdiendo en cifras y estadísticas sin ver el problema que atañe al río y su añeja competencia que no es otra más que la falta de apoyo institucional, la juerga, si así podemos llamarle, necesita en primer lugar una fecha estable anual que se tiene que coordinar con CONAGUA, dependencia federal que sentimos no ha hecho su mejor esfuerzo, ni siquiera para ponerse de acuerdo con una fecha, la misma todos los años, para poder planificar y además hacen falta recursos para poder promover este excelente programa que tiene todo lo necesario para ser un evento nautico internacional de categoría de excelencia.

Entre tanto, le damos las gracias a las familias, hombres, mujeres y niños que por su amor al rio Nazas ha sobrevivido la Gran Regata del Río Nazas hasta estas fechas, en donde alguien la pueda rescatar cabalmente. Por ahí nos vemos. 

Posteado por: pantera | julio 28, 2016

7a. ATV RUTA DURANGO MAZATLÁN 2016.

TEXTO Y FOTOS. Walter Bishop Velarde

La ATV Ruta Durango Mazatlán es un evento de motociclismo que se inició en abril de 2010. Se suponía que la misma sería un recorrido en cuatrimotos y enduros por diferentes caminos de terracería de extracción forestal en la Sierra Madre Occidental. La condiciones no eran las más óptimas ya que se vivía un periodo de inseguridad en ese entonces, que inclusive nos vimos en la necesidad de solicitar un apoyo de la Décima Zona Militar en turno para poder pasar por los lugares más delicados, por decir algo, de la serranía, a tal grado que éramos 32 participantes y 60 soldados en cuatro hummers, apoyo que en verdad agradecimos.

Ahora en día, siete años después, la ARDM se ha convertido en uno de los principales eventos de esta índole, con más de 350 participantes en 500 kilómetros dejando una derrama de más de dos millones de pesos, con total colaboración por parte de las poblaciones locales a las que beneficia cada año más.

Las inscripciones se inician en enero del año a celebrar, y en este caso la ARDM para febrero ya se había vendido en un 75%, así que ya cuando llegó la fecha del 23 de junio no había ni un solo lugar y fue penoso estar negando el servicio a muchos de los que querían acompañarnos, pero aun cuando no parece ser complicado el sistema de reservaciones, roomlists de hoteles, seguros, jerseys, regalos y rectificaciones de nombre que culminan en el registro ese día, se ponían las cosas un tanto caóticas, mismas que de alguna manera salían adelante y se logra dejar a todos dados de alta en el sistema.

La cronología no era muy complicada y en este caso se iniciaba precisamente el jueves 23 de junio con el registro desde las 11:00 hrs., con anterioridad se había montado una como expo con nuestros principales patrocinadores de marcas de cuatrimotos y de diferentes artículos para su venta, quizás como un mini tianguis pero de artículos caros como los UTV que pueden costar hasta 400 mil pesos. De ahí se daba un cena de bienvenida que a su vez se volvió una reunión de pilotos donde se explican los pormenores del viaje que pueden ser bastante interesantes por los retos que en si significa el camino. Ya para entonces se habían repartido las rutas GPS pues se pretende que los pilotos aprendan a usar este instrumento indispensable dentro de la nueva tecnología.

El viernes 24 era la fecha más importante. Se trataba de concentrarse a las 07:30 hrs. para salir a las 08:00 hrs., mismo horario que sufrió un cambio de media hora para dejar llegar a todos o cuando menos a los que saldrían de enfrente de la Catedral como es nuestra costumbre, misma que hemos sufrido bastante para conservarla pues aun cuando reconocemos que a esa hora hay mucho tráfico, también hay que reconocer que encierra cierto melodrama el salir a la aventura del centro de la ciudad.

Bien, pues subimos por Garabitos donde inmediatamente se volteó el primero, uno de no se donde pero con bastante adrenalina para pasarla mal un rato, se continúa subiendo rumbo la Murralla, complejo de cabañas y continúa a Ejido La Luz, Cerro Prieto (punto de los más altos en Durango) y Las Vegas, a donde arribas tras unas cuatro horas de recorrido. Allí se hace un break para descansar algo y comerse unas deliciosas gorditas con gusto de Sierra Madre que es algo que nunca se les olvida a los participantes, un ratillo se carga gasolina y otra vez a darle rumbo San Luis Corona, El Rillito, Yerbaniz, El Huehuento (3,100mts. como debe ser el bosque), crucero San José de Cauces, San Francisco y La Desmontada, donde el corazón te da un vuelco y otro después, aquí está en todo su esplendor la Quebrada de Ventanas con más de 2,000 mts. de profundidad, siendo una de las más hondas en Durango y de las cuales tenemos más de diez.

En este punto el paisaje te roba de toda la concentración y de plano tienes que parar el vehículo y tomar la foto, unos en grupo, otros en familia, un buen de estilo selfie, pero te detienes a tomar la foto, es uno de los atractivos principales, pero luego cuando empiezas a descender y sientes que eres medio helicóptero y que las zetas del camino no cesan y que después de hora y media todavía sigues para abajo con los frenos humeando y por fin llegas al río Presidio y todo lo que se te ocurre hacer es tirarte de chapuzón, ¡bravo, bajaste!, pero aquí también hay un inconveniente, tienes que volver a subir otra hora y media de culebrillas.

El Palmarito se llama el ranchito en este punto del río Presidio, donde por cierto las personas que allí viven nos han ayudado por años en este cruce del río y se los agradecemos, ya que después de aquí no hay más que pura subida hasta Borbollones, ya a solo unos cuantos kilómetros de Mexiquillo donde nos hospedamos para pasar la noche. Fin del día uno.

Claro que aquí también recibimos nuestros alimentos, una cena bien rica y un desayuno el día 2, sábado 25, donde muy temprano se da la salida de este uno de los sitios de ecoturismo más antiguos de toda la sierra.

La salida según nuestro GPS nos lleva de Neveros cayendo casi en picada a Los Duraznos, Arroyo de Picachos otra vez de subida a Huizar, pueblito de los más folclóricos, Mesa de Negros, El Rincón donde se sube a carretera por unos kilómetros y aquí también tomamos lonches frescos y llenamos gasolina pues todavía tenemos que recorrer Sinaloa. Cabe resaltar que este tramo es una de las rutas más escénicas de todo México, pudiera ser la más bonita.

Otra vez bajada de Los Ángeles pasando por El Cajón, Cerro Pelón, el Pueblito, cruzando el río Presidio y como volando por Sinaloa donde por fin en la Noria tocamos nuevamente pavimento y continuamos a El Habal, Zona Dorada y restaurante Alawa, donde tomamos un aperitivo y más bien unas cuantas cervezas donde nos despedimos de una aventura de las pocas que hay en el país. Por ahí nos vemos.151_atv

Posteado por: pantera | marzo 24, 2016

UN RECORRIDO POR LOS ALREDEDORES

UN RECORRIDO POR LOS ALREDEDORES DEL SUR DE LA CIUDAD.

TEXTO Y FOTOS. Walter Bishop Velarde

Son más de mil años de historia de los cuales nos habla (figurativamente) el Sitio Arqueológico de la “Ferrería” o Piedras Azules, como posiblemente le llamaran los portadores de esta cultura ahora llamada Chalchihuiteña, y que abarca Zacatecas y Durango, una la rama Alta Vista y otra del Guadiana, haciendo alusión a nuestro hermoso valle donde mucho después se instalara el Capitán Francisco de Ibarra.

La pirámide, que por cierto marca la entrada de la primavera, junto con un juego de pelota son las edificaciones más relevantes del sitio, sin menospreciar unos pirograbados importantes por su antigüedad y mensaje, diversos patios hundidos y lo que se denomina la Casa Grande.

Y es que aprovechando los días de Semana Santa, este espacio bien puede ser el inicio, pues solo está a 7 km de la Plaza de Armas, de un recorrido por los alrededores del sur de la ciudad donde se conjugan varios aspectos muy interesantes de la historia del Valle del Guadiana y sus poblaciones.

Toda el área en un principio toma su nombre “Ferrería” de una fundición, quizás la primera de México, que operó muy allá por 1828 explotando el mineral de fierro del Cerro del Mercado, aún uno de los más grandes del mundo, pero en este tiempo cambia de nombre y propietario varias veces hasta que llega a manos de Juan Nepomuceno Flores (1847) quedando dentro de la familia Flores hasta 1893 cuando quiebra por causas económicas debido a la llegada del ferrocarril, mismo que se instala en las faldas del mentado Cerro del Mercado y así dura muchos años deteriorándose por la acción del tiempo hasta ahora, que se puede visitar el museo de la hacienda y el parque fundidora para pasar una agradable mañana.

Continuamos nuestra visita pasando por los entonces pueblos indígenas del Nayar y El Tunal, los dos con unas iglesias muy representativas de la época (1600) y leyendas para cada una, pues resulta que en el Nayar está dedicada al Señor de la Expiración que llega por ahí de los 1770 haciendo milagros, por lo que a la fecha tiene una congregación bastante amplia que lo visita anualmente y continuando por ahí podemos preguntar el camino de terracería, por cierto en muy buenas condiciones, para llegar a el Tunal, iglesita muy peculiar pues aún conserva su campo santo alrededor de la misma, cosa que ya no se ve. Según cuenta la leyenda cuando hubo la rebelión de los tepehuanos en 1618 y casi acaban con los españoles de todo el norte del estado y para no tener más problemas, se manda ejecutar a todos los indígenas (más de cien) de estos pueblitos alrededor de la Villa del Guadiana ahora Durango, fueron después de acusarlos de disidentes, ejecutados todos.

Para continuar el recorrido tenemos que llegar al “Pueblito”, pasarnos rumbo al Durazno y a la Presa de Guadalupe Victoria (primer presidente de México oriundo de Durango y cuya gran estatua vigila figurativamente todo la presa), esto es después de pasar por un simulacro de prisión de medio oriente con alambre de púas cubriendo toda la cortina como si de veras les fuera a caer el chahuislte o algo peor, como si no tuvieran en que gastarse el dinero, pero en fin, después de pasar por el laberinto tenemos uno de los cuerpos de agua más atrayentes de muchos lados donde hay lanchas para hacer un paseo por la presa por un cañón serrano muy agradable y se los recomendamos ampliamente, además se tienen caballos de renta y unas gorditas bien ricas, eso es si no puedes aguantar el hambre, ya que saliendo del paseo nos podemos parar en los restaurantes que están a la salida del Pueblito con muy buena cocina tradicional de Durango para después regresar a la ciudad muy bien paseados, ilustrados y satisfechos de un muy buen recorrido por el lado sur de Durango. Por ahí nos vemos.

Posteado por: pantera | marzo 12, 2016

LOS CHAVARRÍAS

TEXTO Y FOTOS. Walter Bishop Velarde

En lo que podemos considerar como el centro de la autopista Durango Mazatlán, en 1 hr 53 min de Mazatlán a Chavarría Nuevo, o de Durango a Chavarría en 1 hr 40min, o 128 km aproximadamente, tenemos un valle de esos de película donde podemos decir “encontramos la eterna primavera”.

En esta extensa planicie tenemos varios poblados serranos como las Golondrinas y los Chavarrías, el Nuevo y el Viejo, donde se expresa muy bien la hospitalidad y camaradería de los habitantes de la sierra.

El valle está situado más o menos a la misma altura sobre el nivel del mar que Durango, como a 1890 mts. lo cual nos deja con una excelente temperatura ambiente para todo el año pero con un paisaje de pinos y encinos en verdad envidiable.

Además, aun cuando su nombre de Chavarría Nuevo aparenta ser de hace unos pocos años, al parecer tienen historia de varios cientos de años, ya que Nuño de Guzmán en algún momento (quizás en 1531) les dio una pasadita y de suerte no encontró mineral alguno en el valle y sus pobladores se libraron de una verdadera calamidad que era este ahora famoso conquistador, también es posible que el Capitán Francisco de Ibarra haya pasado por el valle en 1564 cuando funda la ahora llamada población de Concordia como la Villa de San Sebastián, sin embargo, son puras suposiciones pues casi toda la historia escrita que tenían los poblados fue quemada en un incendio que se dio en la entonces cabecera municipal de Pueblo Nuevo. Sin embargo, según el Ing. Pastour Rouaix pone en su mapa de 1930, un camino que lleva directo de Chavarría a Concordia curiosamente siguiendo el trazo más o menos de la ahora autopista Durango Mazatlán.

En nuestra visita fuimos invitados por la Señora Basilia Alemán a pasar al como pequeño museo llamado de “Escuela de la Añoranza” o club social, donde entre otras cosas, llevan un registro de los miembros de la comunidad que fallecen, sobresaliendo una hija del guerrillero Heraclio Bernal quien murió en 1985. También nos platica que el 17 de agosto cumple años el lugar y que todos los domingos se juntan para convivir y tomar una merienda.

De Chavarría Nuevo continuamos por una buena terracería a Chavarría Viejo, que por cierto vale decir que algunas de las propiedades son ejidales, mismas que se constituyeron en 1942 o por ahí, pero otras también son de propiedad privada, sin hacer excepción del Campo Santo donde fuimos a buscar las lápidas más antiguas tratando de establecer algunas fechas, pero lo más antiguo que encontramos fueron algunas de 1930 y tantos, y a la más antigua no se le ve bien la fecha.

Uno de los detalles que engalanan a este Valle de Chavarría es que no muy lejos del Viejo está una cascada de unos 40 mts. llamada al parecer, el Tule para unos y de la Mula para otros, y dos más, una de la Toma del Agua y otra que de plano no obtuvimos su nombre.

Estamos seguros que esta región va dar cosas positivas de que hablar y esperamos estar ahí cuando esto empiece a suceder, entre tanto “por ahí nos vemos”…

Older Posts »

Categorías